Enfermedades

Lunares al nacer - ¿Cuando deben estirparse?

Un nevus congénito es un lunar que se halla presente desde el nacimiento

Un nevus congénito es un lunar que se halla presente desde el nacimiento. Este lunar está formado por un tipo de células denominadas nevomelanocitos que son productoras de pigmento.

Los nevus pueden localizarse en cualquier zona del cuerpo y crecen de forma proporcional con el niño.

A la hora de clasificar a un nevus como grande o gigante se hallan varias definiciones:

Algunos médicos hablan de nevus grande o gigante cuando este requerirá más de una intervención quirúrgica para extirparlo. Otros consideran que un nevus es grande o gigante si cubre más del 2% de la superficie total del cuerpo del niño o si su área es mayor que la palma de la mano del paciente. Otra definición consiste en que un nevus es grande o gigante si cubre la mayor parte de un lugar anatómico. Esta definición permite clasificar como grande a los nevus localizados en la cabeza, los brazos o las piernas incluso si no cumplen con las anteriores definiciones. Las principales características de los nevus grandes o gigantes son:

Color marrón Gran tendencia a producir vello Textura de la piel suave o rugosa Falta de sudoración debido a que las glándulas sudoríparas no se forman correctamente en la zona donde se halla el nevus Muchos nevus tienen tumores justo debajo de la piel, lo cual les confiere un aspecto abultado o plegado Aparte del problema estético, la persona con un nevus gigante presenta un riesgo incrementado de padecer cáncer de piel. Además, estas mismas células que aparecen en la piel se pueden formar en el sistema nervioso central, proceso patológico conocido como melanosis neurocutánea. La melanosis neurocutánea da lugar a problemas neurológicos como hidrocefalia, retrasos del desarrollo y convulsiones. Puede llegar a ser mortal, especialmente durante los primeros años de vida.

Imprimir el artículo